Organización de la catequesis parroquial para este curso

La Delegación Diocesana de Catequesis publica algunos aspectos a tener en cuenta para la organización de la catequesis durante este curso afectado por la pandemia.

En todas las parroquias se seguirán las indicaciones de las autoridades correspondientes, por lo que la organización y desarrollo de la catequesis parroquial estará condicionada por la normativa vigente en esos momentos.

Al día de hoy, tres son las indicaciones que, con carácter obligatorio, hay que mantener: utilización de la mascarilla, el uso de gel higienizante para las manos y el distanciamiento social (1,50 metros).

Además de la utilización de la mascarilla durante las sesiones de catequesis, la utilización del gel antes y después, y el distanciamiento de los niños en las salas, no se podrá compartir el material (libros, cuadernos, lápices…), los baños tendrán jabón y papel secamanos, se desinfectará el mobiliario utilizado, habrá alfombras con desinfectante y se cuadrarán los horarios para no masificar…
 
Repercusiones para la forma habitual de  impartir la catequesis

A. Reducción del número de niños en los grupos
B. Aumento considerable de grupos de niños y adolescentes
C. Falta de espacios en las parroquias
D. Escasez y perfil de los catequistas
E. Disponibilidad de los catequistas (aumento de dedicación, o de sesiones) 

Propuestas

Modificar la organización y estilo de la catequesis

Conviene que en los pueblos donde haya varias parroquias, o en las Unidades Pastorales, la actividad de la catequesis se programe conjuntamente, unificando criterios y modos y compartiendo recursos materiales y humanos.

En estas propuestas no se trata de responder a la “casuística”, sino de ofrecer un marco de referencia que pueda iluminar las diversas peculiaridades de las parroquias y unidades pastorales, según las  posibilidades con las que contamos.
 
1. Catequesis parroquial con presencia de los niños. Catequesis semanales

A. Donde sea posible habrá grupos reducidos de niños, teniendo en cuenta la distancia social (1,50m) y el acompañamiento del catequista. Puede darse el caso de que en una misma parroquia haya cursos con los que sea posible esta modalidad y otros cursos con los que no lo sea.
B.  Debido a la escasez de catequistas y de espacios parroquiales, se optará por  sesiones de catequesis por cursos, en gran grupo, en locales que reúnan las condiciones exigidas: templo, salón parroquial…Puede haber parroquias donde sean posibles las sesiones de catequesis en pequeños grupos en unos cursos y, con otros cursos, en gran grupo.
C. Donde no sea posible atender presencialmente a todos los niños y adolescentes, la acción se limitará a la catequesis de iniciación sacramental, con los cursos inmediatos a la celebración de la primera comunión y confirmación. Se atenderá hasta donde sea posible, con los recursos humanos y materiales lo permitan.

- La diversidad de parroquias y de zonas pastorales dará lugar a más posibilidades de catequesis presenciales, a criterio de sacerdotes y responsables de la catequesis.
 
2. Catequesis sin presencia habitual en la parroquia

- Catequesis en la familia. Los padres se responsabilizan de catequizar a sus hijos en casa, teniendo encuentros y relación con la parroquia y catequistas.

La práctica de esta modalidad es muy variada y está condicionada por las posibilidades reales de cada parroquia. Una modalidad de catequesis en casa, no muy complicada sería:

A. Se divide el mes en cuatro semanas. Una sesión de catequesis en casa las tres primeras semanas (el día y hora que mejor sea para la familia. Es importante que se fije día y hora, para respetar la importancia de la catequesis). La última semana se hará un encuentro en la parroquia, de padres, por un lado, y de niños, por otro. En este encuentro se prepara a los padres para el siguiente mes, proporcionándoles el material de ayuda que necesiten. Los niños se reunirían con sus catequistas en grupos, según posibilidades, o en gran grupo.Hay experiencias en algunas zonas de nuestra diócesis de catequesis familiar y con matices variados. No hay que estar sujetos a una sola modalidad.
 
B. Otra posibilidad de catequesis en familia: Los catequistas envían a las familias de los niños por WhatsApp los videos de la Conferencia Episcopal, que contienen todos los temas del Catecismo “Jesús es el Señor”, y varios de “Testigos del Señor. Los niños, con la ayuda de su catecismo y del video correspondiente trabajarían un comentario-resumen que enviarían a su catequista por email, o por foto de WhatsApp.

C. Otra: Conexión semanal del catequista y niños del grupo por WhatsApp-videollamada a la hora acordada por ambas partes y trabajar así el tema correspondiente. Comprometerse a un trabajo por parte de los niños, que pudiese ponerse en común en esa sesión, o en la siguiente.

D. Los padres realizan semanalmente la sesión de catequesis con los hijos en casa, mediante este enlace, en que se desarrollan los temas del Catecismo Jesús es el Señor de manera dinámica y atractiva: www.arguments.es/recursos-catequesis. Los niños realizarían un trabajo personal, según indicaciones del catequista. El enlace general catequesisonline.com puede ofrecernos posibilidades y materiales para esta opción.
 
E. En alguna parroquia, dependiendo de que haya algún/a catequista capaz de hacerlo y de las posibilidades que se vea en la parroquia, se podría impartir por video-conferencia la catequesis, desarrollando cada día un tema, y que al final los niños pudieran hacer algunas preguntas aclaratorias.  Se mandan algunas tareas a realizar en la semana siguiente a la catequesis recibida y se envían los trabajos hechos por los niños por WhatsApp al catequista con anterioridad a la siguiente sesión, para que el catequista pueda comentar lo que se ha enviado y dar orientaciones. Así se posibilita la interacción del catequista y los niños.

Los padres se comprometen a estar con ellos durante la sesión, para que atiendan, puedan hacer las tareas, a la vez que enviar luego los trabajos que se les encarguen a los niños durante la semana.
 
Dependiendo de la situación sanitaria y posibilidades de cada parroquia, o Unidad Pastoral, se podría dar a las familias la opción de elegir por la Catequesis Presencial en la parroquia, o por la catequesis familiar, sin presencia habitual en la parroquia.

Los mejores conocedores de la acción catequética somos los sacerdotes y los catequistas. Nos corresponde, por tanto, organizarla de la mejor forma posible, asumiendo que estamos en una situación excepcional y que, por tanto, habrá que hacer lo que sea posible, aunque no sea lo perfecto.

 

Antonio Ruiz Pozo
Delegado diocesano de Catequesis