Omitir vínculos de navegación
ObispoExpandir Obispo
La CartaExpandir La Carta
Historia de diócesis
Vida Consagrada
Comentario Evg.Expandir Comentario Evg.
EconomíaExpandir Economía
Santo SemanalExpandir Santo Semanal
Noticias
Documentos
Articulos
ArciprestazgosExpandir Arciprestazgos
SecretariadosExpandir Secretariados
DelegacionesExpandir Delegaciones
Organismos
Ig Rito BizantinoExpandir Ig Rito Bizantino
Fueron De Interés...

 

 

Conciertos de Órgano

 
 
 

Enlaces de Interés

 

Economía de la Iglesia
LA ECONOMÍA DE LA IGLESIA

 

Entrevista a Fernando Jiménez Barriocanal

«La gente no conoce cuál es la verdadera situación económica de la Iglesia»

Habla Fernando Giménez, responsable de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española

MADRID, 28, abril 2008 (ZENIT.org).- La Iglesia española prepara actualmente una campaña informativa sobre el nuevo acuerdo alcanzado con el Gobierno en materia económica, según explica a Zenit el responsable de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española.

«El problema es que los ciudadanos en general no conocen la realidad económica de la Iglesia católica», afirma.

La financiación de la Iglesia católica en España se estableció en los acuerdos bilaterales entre el Estado y la Santa Sede, y consistía en la renuncia de la Iglesia a recibir directamente dinero del Estado y que fuesen los ciudadanos quienes voluntariamente contribuyesen a su financiación. Esta fórmula se materializaba a través de un pequeño porcentaje asignado de la tributación de la Renta, el 0,52%, que los contribuyentes destinarían a la Iglesia o a otros fines sociales marcando cada año la correspondiente casilla en el formulario tributario.

Sin embargo, los acuerdos preveían un periodo de «ajuste» de un máximo de cinco años durante el cual el Estado «completaría» la financiación a cargo de los presupuestos generales del Estado. Este periodo provisional, por diversas razones, se ha prolongado hasta ahora, cuando finalmente el Gobierno y la Iglesia han renegociado el porcentaje, que era insuficiente para que la Iglesia se autofinanciara.

En esta entrevista, el vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, el laico Fernando Giménez Barriocanal, explica en qué consiste esta reforma, así como a qué fines se destina el dinero en la Iglesia católica.

--¿En qué consiste la reforma de la financiación de la Iglesia?

--Fernando Giménez Barriocanal: Consiste en varias cosas, en primer lugar que, a partir de ahora, los contribuyentes pueden destinar un 0,7% de los impuestos de la renta a la Iglesia Católica, mientras que antes el porcentaje era del 0,52%. En segundo lugar, la Iglesia va a recibir para su sostenimiento sólo lo que se obtenga de esta asignación, mientras que hasta ahora había tenido un mínimo garantizado en los presupuestos generales del Estado. En tercer lugar, a cambio de esta subida, la Iglesia ha renunciado a cambio a una serie de beneficios fiscales que tenía en materia de IVA. Lo más importante es la modificación del porcentaje del Irpf: de cada 1.000 euros de sus impuestos, los contribuyentes pueden destinar 7 al sostenimiento de la Iglesia.

--Esto, para el contribuyente, ¿va a suponer algún cambio?

--Fernando Giménez Barriocanal: No, en absoluto. Ni los contribuyentes que deben pagar a Hacienda tienen que pagar más por marcar la casilla, ni a los que les toca devolución les van a devolver menos, ya que ese porcentaje corresponde a la cuota íntegra, que se calcula sobre impuestos teóricos antes de las deducciones. Por tanto, para el contribuyente es neutral el hecho de marcar la casilla.

--Esta reforma, ¿estaba prevista en los acuerdos Iglesia-Estado de 1979 o supone una modificación de los mismos?

--Fernando Giménez Barriocanal: Efectivamente estaba prevista. Cuando se firmaron los acuerdos se estableció que se iba a poner en marcha el sistema de la asignación tributaria, y se preveía un periodo de transición que iba a durar aproximadamente tres años, para acomodar el porcentaje a la capacidad real de obtención de recursos, y lamentablemente ha tardado casi 19 años en ponerse en práctica.

Pero lo importante es que lo que se ha hecho estaba pactado en los Acuerdos: establecer un porcentaje adecuado y que la Iglesia renunciara al mínimo garantizado que tenía hasta ahora.

--En este nuevo acuerdo, ¿la Iglesia sale perdiendo desde el punto de vista económico?

--Fernando Giménez Barriocanal: Es difícil de prever. Lo lógico es que, si las cosas se trabajan bien y la Iglesia explica bien su mensaje, se puedan recabar por esta vía más recursos. Lo que también es verdad es que pierde la seguridad de ese mínimo garantizado que tenía hasta ahora. Yo confío en el trabajo que vamos a realizar de explicación de lo que la Iglesia es para obtener más recursos. Si no, no habríamos llegado a este acuerdo.

En noviembre hicimos una campaña de imagen, explicando lo que es la Iglesia, y este mes de abril estamos comenzando una nueva campaña, más intensa, con spots publicitarios en televisión, en radio, con intervenciones en los medios, y probablemente pongamos en marcha también un periódico gratuito. Se trata de explicar a los contribuyentes cómo tienen que hacer cuando reciben el borrador de la declaración, y sobre todo a qué se destinan estas aportaciones.

--¿A qué se destina el dinero de la Iglesia?

--Fernando Giménez Barriocanal: A las cuatro finalidades recogidas en el Código de Derecho Canónico: en primer lugar, a mantener a los cerca de 20.000 sacerdotes existentes en España; en segundo lugar, a mantener la actividad litúrgica en las cerca de 22.700 parroquias del país; en tercer lugar, a la actividad evangelizadora (no sólo en España: hay cerca de 19.000 misioneros españoles en todo el mundo), y por último, a la actividad asistencial.

--Para que la gente se haga una idea, ¿cuánto cobra un sacerdote?

--Fernando Giménez Barriocanal: Depende de las diócesis. Lo que se les garantiza es el salario mínimo interprofesional. Podemos hablar, por ejemplo, en el caso de un párroco, de un salario entre 600 y 800 euros al mes. Los obispos cobran algo más, alrededor de 900 euros al mes. Es verdad que muchos sacerdotes tienen vivienda parroquial, pero como puede verse, la austeridad en la que nos movemos es grande. Hay que recordar que un sacerdote cotiza por el salario mínimo, sin derecho a baja laboral, y que cuando se jubilan percibe sólo la pensión mínima.

--Hay otra cuestión que es la del patrimonio, la Iglesia española tiene una carga patrimonial importante.

--Fernando Giménez Barriocanal: Sin duda, la Iglesia es titular de un inmenso patrimonio histórico-artístico, un patrimonio del que se beneficia toda la sociedad, pero que tiene también dos notas importantes: por un lado, no es enajenable, no se puede vender; y por otra, es una fuente de gastos más que de ingresos. Es decir, es un patrimonio muy caro de mantener, y por aunque nominalmente suponga una riqueza, en realidad la Iglesia lo único que hace es administrarlo y pagar los gastos que ocasiona (las facturas de la luz, la calefacción, etc.).

--En estos días se ha conocido la sentencia del caso Gescartera, por el cual tanto se criticó a la Iglesia. ¿Por qué la Iglesia invierte en fondos y qué pasó exactamente?

--Fernando Giménez Barriocanal: La Iglesia tiene algunos fondos provenientes de herencias, legados y fundaciones, de personas que han querido que los intereses de su patrimonio reviertan en actividades de carácter social o evangelizador. Ese dinero tiene que invertirse en los mercados financieros, que es donde se pueden generar esos intereses. Normalmente se hace en base a criterios de prudencia, con la máxima seguridad posible, buscando una rentabilidad adecuada (para que puedan cumplir el fin a que se han destinado) y ese es el motivo por el que muchas instituciones religiosas dispongan de fondos en el mercado. ¿Dónde se invierten? Pues no hay una norma establecida, aunque sí se pide a los intermediarios (profesionales) que se haga en fondos seguros, éticos, etc.

La mayoría de los operadores financieros son solventes y serios, pero concretamente en el caso Gescartera no fue así, y las instituciones que le confiaron sus fondos fueron las grandes perjudicadas al perder su patrimonio. Lo verdaderamente lamentable es que, a esas instituciones que han perdido su patrimonio, encima se las culpabilice por haber tenido ese dinero, que habían recibido para dedicarlos a los fines de que hablaba antes.

--De todas las partidas económicas, ¿cuál es a la que se destina más dinero?

--Fernando Giménez Barriocanal: Como es lógico, lo primero que aseguramos es el mantenimiento de los sacerdotes, eso consume una parte importante de los recursos. A partir de ahí,  se distribuye atendiendo a las necesidades básicas (mantenimiento de los templos, etc.) En cuanto a la actividad asistencial, muchos fondos se reciben directamente de los benefactores.

Me interesaría destacar que, al margen del dinero, hay una aportación muy importante que la gente realiza en tiempo: estoy pensando en los más de 60.000 voluntarios que tiene Cáritas, en los más de 70.000 catequistas y agentes de pastoral, y en esas miles y miles de personas que dedican su tiempo gratuitamente a la labor evangelizadora y asistencial de la Iglesia.

--¿La Iglesia gasta menos de lo que produce?

--Fernando Giménez Barriocanal: Eso por supuesto. Recientemente hemos hecho un estudio en el que se muestra que sólo en las parroquias se producen  42 millones de horas de trabajo pastoral. Si eso lo valoráramos a un precio de coste, estaríamos hablando de alrededor de 900 millones de euros (si lo valoráramos a precio de mercado estaríamos hablando de más del doble), ¡mientras que de la Asignación Tributaria se reciben alrededor de 150 millones de euros! Por poner otro ejemplo, sólo en materia educativa (los centros concertados) la Iglesia le ahorra al Estado alrededor de 3.000 millones de euros. Es indudable que la Iglesia ofrece (y ahorra) mucho más de lo que gasta.

--Pero el dinero de los colegios concertados no sale de este fondo...

--Fernando Giménez Barriocanal: No, en absoluto. El dinero de los colegios concertados sale del bolsillo de todos los españoles, que decidimos en su día que la enseñanza obligatoria era gratuita, lo que hace que el Gobierno arbitre partidas, desde los presupuestos generales del Estado, destinados a la enseñanza, sea en centros públicos o en privados concertados. Esto es muy importante señalarlo, porque el dinero no se destina a los centros sino a los alumnos y sus necesidades. Lo que sucede, como ha señalado Fere en varias ocasiones, es que una plaza en un colegio concertado le cuesta a la administración aproximadamente la mitad que la misma plaza en un colegio público, por varias razones (mejor gestión, mayor contención de los gastos, etc.). Ése es el ahorro al que me refería antes. No es que el Estado subvencione a la Iglesia, sino más bien al contrario, son los centros de titularidad católica los que están ahorrando recursos a las administraciones.

--Una precisión de orden técnico: el dinero que se recibe a través de la Asignación Tributaria, ¿lo gestiona directamente la Conferencia Episcopal o se pasa a las diócesis?

--Fernando Giménez Barriocanal: La Conferencia Episcopal recibe el dinero de la asignación tributaria, y aprueba un sistema de reparto (cada año se hace público en rueda de prensa): una parte (alrededor del 20%) lo gestiona directamente la Conferencia Episcopal, y básicamente se destina a pagar la Seguridad Social de todos los sacerdotes de España, y otras partidas de gastos (facultades eclesiásticas, etc). El grueso (80%) se reparte entre las 69 diócesis, mediante un complejo sistema de reparto atendiendo a las necesidades básicas (de personal y de pastoral).

--En España ¿hay diócesis más pobres que otras?

--Fernando Giménez Barriocanal: Claro que sí. Dentro de las 69 diócesis las hay con 3 millones de habitantes (por ejemplo Madrid) y otras que no llegan a los 50.000 (como Ciudad Rodrigo o Ibiza). Hay diócesis con más patrimonio histórico que otras, hay diócesis que tienen más trabajado el sistema de financiación, hay diócesis mayormente rurales (por ejemplo Astorga, con cerca de 900 parroquias) que necesitan más recursos para su mantenimiento, respecto a otras diócesis más urbanas.

Todo esto se tiene en cuenta en el reparto: hay diócesis que dependen mucho de la Asignación Tributaria, fundamentalmente las pequeñas y rurales, y otras que dependen mucho menos.

--Aparte de la asignación tributaria, ¿por qué otras vías se financia la Iglesia?

--Fernando Giménez Barriocanal: Hay muchas campañas a lo largo del año, como el Día de la Iglesia Diocesana. La Iglesia se financia sobre todo gracias a la aportación de los fieles (sea a través de las colectas dominicales, de las campañas anuales o de las suscripciones periódicas), ésa es la principal fuente de financiación. La asignación tributaria es una especie de  »colchón de seguridad» que nos permite tener unos ingresos mínimos para cubrir necesidades básicas, pero la parte fundamental proviene del compromiso personal de los católicos que destinan su dinero directamente a favor de la Iglesia.

--Sin embargo, en el «imaginario colectivo» la Iglesia «tiene muchos bienes» y además «recibe un trato de favor» o «subvenciones» por parte del Gobierno.

--Fernando Giménez Barriocanal: Yo creo que muchos españoles no conocen la realidad económica de la Iglesia, hay mucha gente que aún piensa que «a los curas les paga el Estado», cosa que dejo de ser así hace muchos años, también hay mucha gente que piensa que la iluminación de las catedrales se paga sola. Hay un gran desconocimiento de lo que la Iglesia hace, de en qué invierte sus recursos, y por eso estamos comenzando esta campaña. Estoy convencido de que cuando la gente conoce realmente la economía de la Iglesia, sin duda alguna es mucho más generosa.


¿Cómo se financia la Iglesia Católica en Ciudad Real?

Hace ya cierto tiempo que el Gobierno Español y la Conferencia Episcopal Española han llegado a un punto de acuerdo, por el cual los contribuyentes que marquen la X en la Declaración en la renta destinarán a la Iglesia Católica el 0´7 % de los impuestos que ya pagan.

El gobierno lo ha decidido así porque comprende que la Iglesia Católica ha de ser reconocida y, además, promovida, en cuanto que su inmensa acción religiosa contribuye al bien de las personas, de las familias y de toda la sociedad, incluso en muchísimos otros países del mundo.

¿ Se financia totalmente la Iglesia con ese 0´7 % ?. No, porque la cantidad que procede de la Declaración de la Renta es una pequeña parte de todos los gastos. Es importante este medio porque ayuda en, más o menos, un 20 % de lo que la Iglesia necesita para realizar su acción evangelizadora y misionera.

Junto a este medio, la mayor parte de los ingresos que la Iglesia recibe proceden de las colectas, de los donativos y de las herencias, ... que hacen los propios católicos, los grupos y hermandades y otras personas que valoran el trabajo religioso y social, y quieren apoyarlo con sus donativos.

Recordemos que estos donativos desgravan el 25 % (y si lo realiza alguna empresa, la desgravación es el 35 %).

En este sentido, muchas gracias por ese compartir generoso.

¿Qué decir de aquellos católicos que no hacen ninguna aportación?. Que sean conscientes y piensen que no son "los otros" los que tienen que mantener las cosas, sino que corresponde a todos los bautizados.

Proponemos dar un paso más: Que, mediante una suscripción periódica, tú o tu familia, destines una parte a tu parroquia (sabiendo que esta aportación desgrava en la declaración de la renta). Lo puedes hacer a través de tu banco o caja de ahorros. Domiciliación.

Por eso, la parroquia informa cada año de cuáles son sus ingresos y gastos, y a qué los destina. Gracias a tantos seglares, que forman parte del Consejo de Asuntos Económicos en cada parroquia, por el gran servicio que prestan como cristianos a toda la comunidad eclesial.

Vicente Ramírez de Arellano Rabadán,

ecónomo diocesano.


LA ECONOMÍA DE LA IGLESIA:

INTERROGANTES Y RESPUESTAS

FERNANDO GIMÉNEZ BARRIOCANAL

PUBLICADO EN ALFA Y OMEGA Y IUS CANONICUM (9/XII/2004)

Ante la confusión suscitada en los medios comunicación social en relación con la economía de las instituciones de la Iglesia, el Secretario Técnico de la Gerencia de la Conferencia Episcopal Española aclara los siguientes interrogantes:

¿Se puede hablar de la Iglesia como un organismo que administra conjuntamente sus bienes?

Esta afirmación es, sin duda, una de las mayores equivocaciones que se cometen a la hora de hablar de la Iglesia. Desde el punto de vista administrativo y jurídico, no existe la Iglesia como un ente único que gestiona todo el patrimonio eclesial. Lo que existen son las instituciones de la Iglesia (diócesis, parroquias, Órdenes y congregaciones religiosas, asociaciones, fundaciones, etc.) Son más de 40.000 instituciones en España. Cada una de ellas funciona con su propio estatuto económico y autonomía, de acuerdo con su naturaleza y las normas de Código de Derecho Canónico.

¿Son las diócesis españolas sucursales, desde el punto de vista económico, de una entidad superior?

Pensar que las diócesis son sucursales de la Conferencia Episcopal es desconocer totalmente la legislación y la organización de la Iglesia. Cada diócesis actúa, en el plano económico, de manera independiente, sin tener que rendir cuentas o ajustarse a normas que no sean las del Código.

¿Por qué el Estado colabora económicamente con la Iglesia?

El 3 de enero de 1979 el Estado Español y la Santa Sede firmaron una serie de

Acuerdos. Entre ellos está el Acuerdo sobre Asuntos Económicos, que establece los mecanismos de colaboración del Estado con la Iglesia. Se trata de un Tratado Internacional entre dos Estados, refrendado por la Cortes Españolas y firmado una vez entrada en vigor la Constitución. Por tanto, el actual mecanismo de colaboración con la Iglesia no obedece a un capricho de un Gobierno, sino que se ajusta a un compromiso de carácter legal, de acuerdo con los artículos 93 a 96 de la Constitución Española.

¿Cómo y cuánto dinero entrega el Estado a la Iglesia?

Los propios Acuerdos establecen la cuantía y fijan un mecanismo basado en lo que hoy conocemos como asignación tributaria. Es incorrecto afirmar que el Estado es el que subvenciona a la Iglesia. La ayuda se recibe a través de la asignación de cada uno de los declarantes del IRPF. La ineficiente instrumentación técnica de la asignación, establecida unilateralmente por el Gobierno, es la que provoca el que el Estado tenga que completar la cuantía para cumplir sus compromisos establecidos en los Acuerdos.

Actualmente, de acuerdo con la ley de Presupuestos del Estado de 2001, el Estado entrega a la Iglesia un total de 1.812 millones de pesetas mensuales.

¿Quién recibe ese dinero, y cómo y cuándo se distribuye?

El dinero lo recibe la Conferencia Episcopal, quien lo reparte a distintas instituciones de la Iglesia, fundamentalmente a las 67 diócesis españolas. Los criterios son aprobados por la Asamblea Plenaria de obispos y los datos del reparto son públicos, ya que se presentan anualmente en rueda de prensa. La Conferencia Episcopal entrega mensualmente el dinero a las diócesis, el mismo día que recibe la transferencia bancaria. Asimismo, la Conferencia cumplimenta todas las obligaciones legales derivadas del sistema, y entrega Memoria justificativa del reparto en la Dirección General de Asuntos Religiosos, dependiente del Ministerio de Justicia. Las congregaciones religiosas no participan de dicho reparto.

¿Cuáles son las fuentes de financiación de una diócesis?

Las diócesis españolas obtienen recursos económicos a través, básicamente, de tres vías: la primera y fundamental es la aportación directa de los fieles (donativos, suscripciones periódicas, etc.) Una segunda vía la constituyen los fondos recabados de Administraciones públicas, como es la dotación estatal. Por último, existe una tercera vía, derivada de la gestión adecuada de su propio patrimonio.

¿A qué fines destina la Iglesia sus recursos?

Los bienes de las instituciones de la Iglesia están destinados al cumplimiento de sus fines que están claramente identificados en nuestro ordenamiento: el mantenimiento del culto (conservación de más de 20.000 parroquias y construcción de nuevos templos), el sostenimiento del clero (20.000 sacerdotes en la actualidad), el ejercicio del apostolado (es decir, el anuncio y la predicación de la Fe) y el ejercicio de la caridad (lo que algunos denominan la acción social de la Iglesia).

¿De dónde salen los dineros que las instituciones de la Iglesia tienen invertidos? ¿No se podrían utilizar en beneficio de los pobres?

Es éste el punto donde la demagogia actúa con mayor fuerza. Los recursos invertidos provienen, fundamentalmente, de dos vías: por una parte, muchos resultan ser el capital permanente de fundaciones, cuyo funcionamiento depende del rendimiento de dichos capitales. Por ejemplo, a través de una herencia se constituye una fundación con 500 millones para que, mediante sus rendimientos (pongamos 30 millones al año), se pueda realizar una determinada actividad pastoral o social. En consecuencia, el capital constituido no puede ser aplicado a otra finalidad que no sea la fundacional. En otros casos, los recursos se encuentran transitoriamente en la Administración diocesana para hacer frente a distintas inversiones (construcción de templos, residencias, centros de formación, etc.), o para atender obligaciones futuras (por ejemplo, en el momento de la jubilación, los sacerdotes únicamente perciben la pensión mínima fijada por ley).

En consecuencia, dada la naturaleza de los fines para los cuales están destinados los recursos económicos, es obligación de los ecónomos o administradores gestionar con diligencia los recursos que administran, buscando su adecuado rendimiento, siempre conforme a la legalidad y de acuerdo con los principios básicos de la moral católica.

Así es como se viene funcionando.


«diciembre»
lumamijuvido
24252627282930
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930311234

 

 
 
 
 
 
 
 
 

 
 

  Libros   Electrónicos 

Enlaces de la Diócesis
Aldea del Rey
Almodóvar
Arciprest. Mancha Norte
Camino de Santiago: Blog
Cáritas Diocesana
Concepcionistas Alcázar
Delegación Formación
Delegación Pastoral Obrera
Instituto Diocesano de Teología
Delegación de Misiones: Blog
Discípulo de D. Quijote
El Autillo: Blog
Equipos de Nª Sª de Almagro
Equipos de Nª Sª de C. R.
GAM Anim. Misionera
Herencia: Inmaculada
HOAC Ciudad Real
Iglesia en Daimiel
iglesiaendamiel: Blog
Iglesia en Miguelturra
Iglesia en Tomelloso
Iglesia en Villahermosa
Jóvenes de C. Real
Manos Unidas C. Real
Mínimas de Daimiel
Monaguillos
Pastoral Familiar: Blog
Pastoral Vocacional: Blog
Reina de los Ángeles: Blog
San Andrés: Infantes
San Pedro de C. Real
San José Obrero C. Real
Sta. Catalina La Solana
Santiago Ciudad Real
Sto. Tomás de Vva. - C. Real
Seminario Diocesano
Socuéllamos
Torralba de Calatrava: Blog

Torre de Juan Abad
Órgano Histórico. Conciertos

Villarrubia de los Ojos
Visitación de Ntra. Sra.
Argamasilla de Cva.
Ntra. Sra. de la Asunción-Manzanares
San José de Puertollano
Ntra. Sra. Asunción-Puertollano
Las Mercedes de Puertollano

 

 ã  Obispado de Ciudad Real · C./ Caballeros, 5 · Apdo: 36 · 13001 CIUDAD REAL  Tlf: 926 25 02 50  · Delegación de Medios de Comunicación de la Diócesis  · Mantenimiento Web · Soluciones técnicas: Manchanet