Los milagros


El evangelio de este domingo nos presenta a Jesús realizando el milagro de la curación de un ciego de nacimiento.

Los discípulos, ante la presencia de aquel hombre ciego de nacimiento, le preguntan a Jesús quien había sido el que había pecado para nacer ciego, si él o sus padres.

Jesús les hace entender el sentido de lo que va a realizar con él, que es curarlo de su ceguera. Explicándonos así uno de los sentidos que tienen determinados milagros de Jesús. 

Los milagros de Jesus tienen un significado bien concreto:

• No es ningún malabarista que saca palomas de la chistera.
• En todos los milagros que Jesús realiza, aparecen alguno de estos fines bien concretos:
- Aumentar la fe de sus discípulos que, cuando le ven actuar, van a creer en Él porque les está manifestando su poder.
- Suscitar la fe en quien le ve. En la curación del ciego de nacimiento hay un diálogo entre Jesús y el ciego, en el que Jesús le lleva al ciego a confesar su fe en el Hijo del Hombre, en el Mesías
- Manifestar la gloria y el poder de Dios y del Mesías. Este sería el sentido del milagro de la curación del ciego de nacimiento. Lo hace para que se manifieste la Gloria y el poder del mesías. Él es la luz y manifiesta el poder de ser luz para los demás, dando la luz a los ojos del ciego 
- Para corroborar sus palabras con hechos y confirmar su identidad ante los demás: «Id y decid a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los cojos andan, los ciegos ven, los sordos oyen, los pobres son evangelizados».
- Para manifestar la compasión y la misericordia de Dios. Esta intención está presente en todos los milagros, ya que Cristo viene a mostrar el verdadero rostro del Padre, como Padre lleno de misericordia que se compadece de los pobres, necesitados y pecadores, y los cura y perdona. 

Siempre, para poder realizarlos, pide unas exigencias:

• Creer en Él.
• Creer en su poder para hacerlo.
• Pide gratitud. Ante aquellos leprosos que había curado que eran diez y solo uno vuelve a darle gracias. Le dice: «¿Los otros nueve dónde están?»
• Pide conversión: Vete y en adelante no peques más.

Los milagros no son solo algo que Jesús realiza en su tiempo. Hoy, con nosotros, Jesús realiza también verdaderos milagros, aunque a veces no nos demos cuenta porque estamos demasiado acostumbrados a ellos:

• El milagro de la vida de cada día.
• El milagro de la fe en cada uno de nosotros.
• El milagro del amor de Dios a todos y cada uno de nosotros, a pesar de nuestros pecados e infidelidades
• Milagro del perdón de Dios, que nos lo ofrece incondicionalmente.
• El milagro de su presencia en nuestra vida.

Dios nos pone a nosotros también unas exigencias: 

• Que creamos en Él.
•Que sepamos descubrir su acción en nosotros.
• Que descubramos que Dios se interesa por nosotros, que le importamos, y que está siempre acompañándonos en la vida
• Que no seamos indiferentes a Él, que nos interesemos por Él, que Dios sea realmente importante en nuestra vida.
• Que seamos agradecidos:

- Por el amor que nos demuestra
- Por interesarse por nosotros a pesar de que nosotros lo olvidemos, a veces, de Él en nuestra vida.
- Que sepamos descubrir el gran amor misericordioso que nos muestra cuando sin merecerlo por nuestros pecados nos da tantas gracias y está dispuesto siempre a perdonarnos y favorecernos.

+ Gerardo
Listado completo de Cartas